El mundo del seguro es a menudo un terreno fértil para la confusión y los conceptos enredados. Uno de esos términos que puede generar muchas preguntas es el de interés asegurable, el cual pasa a menudo desapercibido entre las letras pequeñas de las pólizas y las cifras de las primas.

El interés asegurable no es simplemente un término técnico en el argot del seguro, sino más bien el pilar sobre el cual se erige todo el edificio de la cobertura. Por ello, es importante que sepas de qué trata, ya que éste, se encuentra en el contrato de seguro, siendo el que se refiere a la relación financiera o económica que tiene una persona o entidad con el objeto del seguro. En palabras más sencillas, es la conexión financiera que justifica la adquisición de una póliza de seguro. Es el grado de participación, posesión o vínculo financiero que una parte tiene por la cosa asegurada.

Entonces, el interés asegurable es la relación que existe entre una persona tiene con el objeto asegurado. Este vínculo debe existir en el momento de la compra de la póliza y debe ser lo suficientemente sustancial como para demostrar un interés legítimo en asegurar el objeto. En pocas palabras es el interés que tiene la persona por asegurar o proteger su bien.

La importancia del interés asegurable radica en su papel para determinar la validez de un reclamo de seguro. Ya que, en nuestra experiencia, hemos defendido con éxito a clientes a los que algunas aseguradoras han rechazado el pago de su siniestro, argumentando que no existía un interés asegurable. Por ejemplo, en un seguro de vida, en donde no hay ningún argumento legal para que una persona ponga de beneficiario a cualquier persona, aunque no exista un vínculo familiar. Sin embargo, para algunas aseguradoras no existe interés asegurable cuando alguna persona pone de beneficiario de un seguro de vida a amigos, vecino u otro. Algo totalmente equivocado.

Es cierto que el interés asegurable protege a las aseguradoras al garantizar que solo se aseguren objetos en los que las personas tengan un interés legítimo. Esto ayuda a prevenir el fraude y asegura que el seguro brinde una verdadera protección a los asegurados. Pero también, se dan rechazos por parte de las aseguradoras de forma injustificada.

Y es que sabemos que a todos nos interesa contar con una protección financiera, por eso es fundamental identificar y contar con un interés asegurable de acuerdo a nuestras necesitades. En primer lugar, es crucial entonces comprender qué es un interés asegurable, el cual, como ya vimos, se refiere a la relación económica o financiera que tenemos con la propiedad o la vida que deseamos asegurar.

Además, es importante investigar y comparar diferentes proveedores de seguros para encontrar una póliza de seguro que se ajuste mejor a nuestras necesidades y presupuesto. Por eso no hay que apresurarnos a tomar una decisión, hay que tomarse el tiempo necesario para revisar los términos y condiciones de cada oferta antes de comprometernos.

Al seguir estos sencillos pasos conseguiremos un interés asegurable adecuado, lo que puede maximizar nuestra protección financiera y tener la tranquilidad de que estaremos cubiertos en caso de cualquier eventualidad.

Existen elementos clave del interés asegurable, estos son:

  • Beneficio Financiero: El interés asegurable, implica un beneficio que surge de la existencia y el buen estado del objeto asegurado. Este beneficio puede ser tangible, como una propiedad o un vehículo, o bien intangible, como la capacidad de ingresos de una persona.
  • Vínculo Directo: Existe una relación directa entre la persona o entidad asegurada y el objeto del seguro. Esta conexión financiera crea un interés legítimo y justifica la necesidad de protección a través de una póliza.
  • Pérdida o Daño: El riesgo de pérdida daño al objeto asegurado resultaría en un detrimento financiero para el asegurado. Este riesgo financiero es lo que hace que el objeto sea asegurable y da razón de ser al contrato de seguro.

Nosotros te queremos dar algunos ejemplos de interés asegurable en diferentes tipos de seguros

El interés asegurable puede variar según el tipo de seguro y el objeto asegurado. A continuación, te presentamos algunos ejemplos de interés asegurable en diferentes tipos de seguros:

1. Seguro de vida: En este tipo de seguro, el interés asegurable suele ser el vínculo económico entre el asegurado y la persona asegurada. Por ejemplo, un cónyuge puede tener un interés asegurable en la vida del otro cónyuge, ya que su muerte tendría un impacto financiero en su vida.

2. Seguro de casa habitación: En este tipo de seguro, el interés asegurable generalmente se basa en la propiedad del objeto asegurado. Por ejemplo, el propietario de una vivienda tiene un interés asegurable sobre su propiedad, ya que su destrucción o daño tendría un impacto financiero significativo.

3. Seguro de automóvil: En este tipo de seguro, el interés asegurable se deriva de la propiedad y el uso del vehículo. El propietario del automóvil tiene un interés asegurable en su coche, ya que su pérdida o daño afectaría su capacidad de transporte y tendría un impacto económico en su bolsillo.

Estos son solo algunos ejemplos de cómo el interés asegurable se aplica en diferentes tipos de seguros. En cada caso, el interés asegurable establece la relación entre el asegurado y el objeto asegurado, lo que garantiza que exista un interés legítimo en asegurar ese objeto.

Si hablamos de la importancia del interés asegurable, podemos mencionar algunos aspectos como son:

  1. Evita la Especulación: El requisito de un interés asegurable evita que las personas adquieran pólizas de seguro con el único propósito de especular o beneficiarse de la pérdida. Esto asegura que el seguro cumpla su función de protección contra riesgos reales.
  2. Establece la Base del Contrato: El interés asegurable es fundamental para la existencia misma del contrato de seguro. Sin un interés asegurable válido, el contrato carece de fundamento y puede considerarse nulo.
  3. Determina la Prima: La prima del seguro se basa en el valor del interés asegurable. Cuanto mayor sea el riesgo financiero para el asegurado, mayor será la prima. Esta relación directa garantiza que la prima sea proporcionada al riesgo real asumido por la aseguradora.

En conclusión, podemos decir que, entender el interés asegurable es importante conocer para que pueda ser contratante de una póliza de seguros y tener derecho al cobro de la indemnización correspondiente en caso de un siniestro. A medida que las aseguradoras evalúan la elegibilidad de un riesgo, y los asegurados consideran la protección que necesitan, este concepto actúa como el hilo conductor que conecta ambas partes.

Entenderlo no solo es crucial para tomar decisiones informadas, sino que también revela la verdadera esencia de por qué el seguro existe en primer lugar: proteger lo que valoramos y salvaguardar nuestros intereses en el viaje de la vida.

En Defensa Segura, Abogados de Seguros, contamos con abogados expertos en el área de seguros, por lo que, si tienes alguna duda o enfrentas alguna situación legal referente a tu seguro, acércate a nosotros, estamos seguros de que tenemos la solución ideal para ti.