En la era digital actual, los ciberdelincuentes no descansan en la búsqueda de nuevas formas para estafarnos. Entre sus métodos más comunes se encuentra el phishing, una técnica que suplanta la identidad de empresas u organizaciones de confianza para obtener información confidencial de los usuarios.

¿Qué es el phishing y cómo funciona?

El término «phishing» proviene de la combinación de «fishing» (pescar en inglés) y «ph» de «phony» (falso en inglés). Esta analogía ilustra a la perfección la esencia de esta estafa: los cibercriminales lanzan una carnada en forma de correos electrónicos, mensajes de texto o sitios web falsos, con la intención de «pescar» datos sensibles como contraseñas, números de tarjetas de crédito o información personal.

¿Cómo te pueden estafar con phishing?

Los delincuentes suelen utilizar ingeniería social para engañar a sus víctimas. Se hacen pasar por entidades confiables como bancos, empresas de servicios públicos o incluso amigos o familiares, enviando mensajes urgentes o alarmantes que incitan a la acción inmediata.

Ejemplos de tácticas de phishing:

  • Mensajes de alerta: Te informan sobre un problema en tu cuenta o una amenaza de seguridad, instándote a que proporciones tus datos o accedas a un enlace falso para solucionarlo.
  • Ofertas irresistibles: Te presentan descuentos o promociones increíbles que parecen demasiado buenas para ser verdad, con el objetivo de que les des tus datos bancarios o de tarjetas de crédito para «aprovecharlas».
  • Suplantación de identidad: Se hacen pasar por alguien que conoces o una organización de confianza, utilizando un lenguaje familiar o logos y diseños similares para ganarse tu confianza.

¿Cuáles son las consecuencias de ser víctima de phishing?

Si caes en las redes de un ataque de phishing, las consecuencias pueden ser graves:

  • Robo de dinero: Los delincuentes pueden acceder a tus cuentas bancarias y realizar transferencias fraudulentas o usar tus tarjetas de crédito para realizar compras no autorizadas.
  • Suplantación de identidad: Pueden usar tus datos personales para abrir nuevas cuentas a tu nombre, solicitar préstamos o incluso cometer delitos.
  • Pérdida de información confidencial: Tus datos personales pueden ser vendidos en el mercado negro o utilizados para fines ilícitos como el robo de identidad o el fraude.

¿Cómo protegerte del phishing?

Afortunadamente, puedes tomar medidas para protegerte del phishing:

1. Desconfía de mensajes urgentes o alarmantes: Si recibes un mensaje que te genera presión o te infunde miedo, tómate un tiempo para analizarlo con calma. Las empresas legítimas no suelen enviar este tipo de comunicaciones.

2. Verifica la dirección del remitente: Presta atención a la dirección de correo electrónico o el número de teléfono del remitente. Si no te resulta familiar o si hay alguna irregularidad en la ortografía o el dominio, desconfía.

3. No hagas clic en enlaces sospechosos: Si un mensaje te invita a hacer clic en un enlace, pasa el cursor sobre él para ver la URL real a la que dirige. Si no coincide con la página web oficial de la empresa o si te parece extraña, no hagas clic.

4. Nunca proporciones información confidencial por correo electrónico o mensaje de texto: Las empresas legítimas nunca te pedirán contraseñas, números de tarjetas de crédito o información personal por este medio. Si recibes una solicitud de este tipo, es muy probable que se trate de un intento de phishing.

5. Mantén tus dispositivos actualizados: Instala las últimas actualizaciones de tu sistema operativo, navegador web y antivirus para protegerte de las últimas amenazas.

6. Utiliza contraseñas seguras y diferentes para cada cuenta: Evita usar la misma contraseña para diferentes cuentas. Crea contraseñas fuertes y complejas que combinen letras mayúsculas, minúsculas, números y símbolos.

7. Ten cuidado al descargar archivos adjuntos: Los archivos adjuntos en correos electrónicos o mensajes de texto pueden contener malware que puede dañar tu dispositivo o robar tus datos. Si no estás seguro de la procedencia de un archivo adjunto, no lo descargues.

8. Sé prudente al compartir información personal en redes sociales: Limita la información personal que compartes en tus redes sociales, ya que esta puede ser utilizada por los ciberdelincuentes para crear ataques de phishing personalizados.

9. Denuncia los intentos de phishing: Si recibes un mensaje o encuentras un sitio web que sospechas que es phishing, repórtalo a las autoridades competentes y a la empresa o institución suplantada.Recuerda: La mejor defensa contra el phishing es la precaución y el sentido común. Mantente informado y alerta para proteger tu información personal y financiera de estos cibercriminales.