No solo tus contraseñas o tarjetas están en riesgo, tu nombre y número de teléfono también son valiosos para los estafadores.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) advierte que cualquier dato, por pequeño que parezca, puede ser utilizado para:

  • Cobrarte deudas que no tienes.
  • Invadir tu privacidad.
  • Dañar tu historial crediticio.
  • Suplantar tu identidad.
  • Recibir facturas de productos que no adquiriste.
  • Ser contactado para cobrar deudas de cuentas que no abriste.

¿Qué puedes hacer si te roban tu información?

  • Reporta el robo a las autoridades y a tu banco.
  • Presenta las irregularidades que hayas notado.
  • Denuncia ante el Ministerio Público para deslindarte de cualquier responsabilidad.

¿Cómo obtienen los estafadores tu información?

  • Concursos en internet.
  • Redes sociales.
  • Correo basura no destruido.

Protege tu información personal:

  • No compartas datos sensibles en internet.
  • Destruye documentos confidenciales.
  • Ten cuidado con llamadas y correos sospechosos.
  • Mantén tus contraseñas seguras.

¡No te conviertas en víctima de los estafadores!

Recuerda:

  • Tu información personal es valiosa, protégela.
  • Estar atento a las señales de robo de identidad.

Actúa rápido si te roban tu información.