Según la Condusef (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros) cuando adquirimos un producto financiero como abrir una cuenta en un banco o contratar un seguro, firmamos un contrato.

En los contratos que los usuarios firman con las instituciones financieras para el uso de productos o servicios financieros, a veces se incluyen cláusulas que derivan en desventajas para el cliente, e incluso dejan en riesgo su patrimonio. A estas cláusulas se les denomina cláusulas abusivas.

Las cláusulas abusivas son aquellas que se incluyen en los contratos de servicios financieros y que establecen condiciones que perjudican a los usuarios. Estas cláusulas pueden ser de diversos tipos, pero las más comunes son las que:

  • Limitan los derechos de los usuarios.
  • Imponen obligaciones desproporcionadas a los usuarios.
  • Alteran el equilibrio entre las partes del contrato.

La Condusef ha encontrado cláusulas en los siguientes productos financieros.

  • Seguros
  • crédito automotriz
  • crédito de habilitación o avío
  • crédito de nómina
  • crédito en cuenta corriente
  • crédito hipotecario
  • crédito personal
  • crédito refaccionario
  • crédito simple
  • depósito a la vista (con o sin chequera, nómina y ahorro)
  • tarjeta de crédito

¿Qué hacer si encuentras una cláusula abusiva?

Si encuentras una cláusula abusiva en un contrato de servicios financieros, tienes derecho a reclamarla. Puedes hacerlo directamente ante la institución financiera, o bien, ante la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Debes acudir Unidad Especializada en Atención a Usuarios (UNE) de la institución financiera correspondiente. Para encontrar la UNE, puedes consultar la página web de la institución.

La Condusef puede declarar la nulidad de una cláusula abusiva, lo que significa que dejará de tener efecto. También puede imponer sanciones a la institución financiera que incluyó la cláusula abusiva.

Cláusulas abusivas más comunes

Las siguientes son algunas de las cláusulas abusivas más comunes que puedes encontrar en los contratos de servicios financieros:

Cláusulas que limitan el derecho de los usuarios a rescindir el contrato. Por ejemplo, cláusulas que establecen que el usuario solo puede rescindir el contrato por causas justificadas, o que le imponen una penalización por rescindir el contrato.

Cláusulas que imponen a los usuarios obligaciones desproporcionadas. Por ejemplo, cláusulas que obligan a los usuarios a pagar comisiones altas, o que les impiden reclamar sus derechos.

Cláusulas que alteran el equilibrio entre las partes del contrato. Por ejemplo, cláusulas que establecen que la institución financiera puede modificar unilateralmente las condiciones del contrato.

En Defensa Segura, Abogados de Seguros hemos encontrado numerosos casos de cláusulas abusivas en los contratos de seguros con los cuáles las aseguradoras rechazaron de forma injustificada el pago de un seguro.

Por ejemplo, algunas aseguradoras ponen la cláusula abusiva riesgos no amparados por el contrato, en seguros de auto.

En donde rechazan el pago de un siniestro argumentando el destinarlo a un uso diferente al indicado en la póliza. Dicha cláusula es por demás ambigua ya que no es clara ni precisa, de acuerdo a lo establecido por los artículos 24 y 59 de la Ley Sobre el Contrato de Seguro, y únicamente se limita a mencionar que no ampara el darle un uso diferente al vehículo, sin aclarar ni precisar si esto aplicará en todo momento o en qué momento en específico se aplicará, por lo que a su vez, cumple a cabalidad con los “supuestos abusivos” aplicables a los contratos de adhesión, que han sido puestos a disposición de los usuarios de servicios financieros por parte de la Comisión Nacional Para la Protección de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF). Es importante que como usuarios de las instituciones financieras estemos informados sobre las cláusulas abusivas, para que puedas evitarlas y proteger tus derechos. Si encuentras una cláusula abusiva en un contrato de servicios financieros, no dudes en reclamarla.