¿Sabías acerca de la importancia de contar con una póliza de seguros que ampare la responsabilidad civil a terceros?, y es que hoy en día, estar sin un seguro que tenga ese tipo de cobertura, puede ser muy riesgoso.

La responsabilidad civil por daños a terceros, según lo que indica la Condusef, “cubre los daños causados a terceros ya sea en algún bien (auto, casa, barda, motocicleta etc.) o directamente los daños ocasionados a personas ajenas al vehículo, actividad o bien asegurado; de igual manera esta cobertura considera los daños físicos de los ocupantes del vehículo de un tercero, o bien la indemnización en caso de invalidez o fallecimiento, entre otros”, como puedes entonces ver, es muy importante contar con este tipo de cobertura, en caso de que ocurriera un siniestro.

Tenemos el caso de una clienta de Nayarit que acudió Defensa Segura, Abogados de Seguros, porque la aseguradora no quería cubrir su indemnización.

Lo anterior ocurrió cuando un autobús en el que viajaba nuestra cliente hacia otra ciudad, sufrió una volcadura a causa de un gran descuido del chofer, ya que se quedó dormido mientras manejaba. En ese lamentable accidente, nuestra clienta quedó prensada y con fracturas expuestas, cabe comentar que el chofer se dio a la fuga.

Nuestra clienta fue llevada al hospital y se le realizó la operación necesaria, siendo avisada la aseguradora de inmediato por su hijo, ésta se presentó y ofreció pagar únicamente la suma de $ 35 mil pesos, argumentando que no le había pasado casi nada a nuestra clienta, y que además había sido atendida como derechohabiente en un hospital público, por lo que no le generó gastos.

Es por ello, que buscaron un despacho de abogados especializado en seguros y responsabilidad civil, y gracias a nuestra experiencia y conocimientos, se llevó a cabo la demanda en contra de la aseguradora y su asegurado, por la Responsabilidad Civil en que incurrió, al causarle graves daños a nuestra clienta como consecuencia del lamentable accidente ocurrido en el autobús asegurado, y por la negligencia de su chofer, daños entre los que se incluyen además de los daños físicos, el daño moral.

Durante el juicio, la aseguradora no pudo acreditar lo que argumentaba, demostrando así, que actuaba de mala fe y que no proporcionó la atención adecuada a nuestra clienta.

Al lograrse acreditar ante el juzgado, la aseguradora fue condenada a pagar el monto de la suma asegurada a los terceros beneficiarios, siendo éste de más de 4 millones y medio de pesos.

Por ello, ante un siniestro, la recopilación de pruebas es también muy importante, como informes policiales, testimonios de testigos, informe médico entre otros, para poder presentarlas a la aseguradora o el juez en caso de un rechazo injustificado.

Si la aseguradora sigue negándose a cubrir la responsabilidad civil a terceros o bien no lo hace de forma justa, te recomendamos buscar asesoría legal. En Defensa Segura, Abogados de Seguros contamos con abogados especializados en seguros, dispuestos a ayudarte a emprender acciones legales exitosas.