En el mundo actual, donde la tecnología y la información son cada vez más accesibles, los fraudes financieros siguen siendo una amenaza constante. La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) hace un llamado a la población para estar alerta ante estas prácticas ilícitas que buscan obtener beneficios económicos a costa de la seguridad financiera de las personas.

¿Qué son los fraudes financieros?

Son acciones engañosas que buscan obtener información personal o financiera de las víctimas para realizar transacciones o inversiones fraudulentas. Los estafadores utilizan diversos métodos para captar a sus víctimas, desde ofertas de créditos fáciles hasta esquemas de inversión que parecen demasiado buenos para ser verdad.

A pesar de los esfuerzos por prevenirlos, los fraudes financieros continúan evolucionando. Los delincuentes aprovechan las nuevas herramientas digitales y la falta de conocimiento de las personas para desarrollar nuevas tácticas y engañar a un mayor número de víctimas.

Para protegerte de estos fraudes, te recomendamos:

  • Estar informado: Investiga sobre las instituciones financieras y los productos que te ofrecen antes de contratarlos.
  • Ser cauteloso: Nunca compartas tus datos personales o financieros con personas desconocidas o a través de canales no seguros.
  • Desconfía de ofertas que parecen demasiado buenas para ser verdad: Si algo suena demasiado bueno, probablemente será un engaño.
  • Denuncia cualquier actividad sospechosa: Si crees que has sido víctima de un fraude, repórtalo ante la Condusef o la institución financiera involucrada.

Los 3 fraudes financieros más comunes según la Condusef son:

1. Créditos exprés

Estos fraudes te ofrecen créditos rápidos y sin muchos requisitos, pero en realidad solo buscan obtener tu información personal o un pago inicial para luego desaparecer.

2. Pirámides

Te prometen grandes ganancias en poco tiempo a cambio de reclutar a nuevos inversores para pagar a los anteriores. Estos esquemas son insostenibles y eventualmente colapsan, dejando a la mayoría de los participantes con pérdidas.

3. Ahorro informal

Te ofrecen planes de ahorro no regulados con altos rendimientos. En realidad, estos planes son una estafa y tu dinero está en riesgo.

¡No te conviertas en una víctima más! Infórmate, sé cauteloso y protege tu información personal y financiera. ¡Tú seguridad financiera está en tus manos!